Ya no se consiguen los US$ 3,30 el kilo por los novillos de pasturas.

El mercado ganadero tuvo un trancazo, una interrupción por pocos días de las faenas con destino a Israel, algunas plantas cierran para licenciar a su personal y la expectativa de que ingrese ganado de corrales llevaron a la industria a mostrarse mucho menos interesada este jueves en comprar ganado. Desde este jueves los US$ 3,30 son casi imposibles de conseguir y en realidad poco ganado supera los US$ 3,25 el kilo.

Del mismo modo, las vacas que pasaban con cierta holgura los US$ 3 por kilo dejaron de ser pedidas este jueves a precios que superen los tres dólares y muchas plantas inclusive dejaron de mostrar interés de compra por ganado gordo.

La poszafra venía en un ascenso sostenido que parece tener al menos una primera detención. No ha habido un aumento en la oferta. La cantidad de ganado disponible de praderas es baja. La faena seguramente seguirá baja y ahí el mercado buscará un nuevo equilibrio.

Las condiciones climáticas han sido óptimas, permitiendo un mayor margen de maniobra para los productores. Pero eso también puede generar una oferta importante sobre fines de agosto que contribuya a moderar los precios.

Por ahora la oferta es escasa. Será importante ver el dato de faena de esta semana el próximo lunes ya que será una semana normal luego de una que tuvo un feriado y un paro de actividades la pasada.

En el mercado de reposición la firmeza sigue. En el remate de Pantalla Uruguay de este jueves subieron los novillos de 1 a 2, y el resto de la escalera de machos, mientras que se mantuvo estable el precio de los terneros.

La faena de la semana pasada fue poco representativa, con 32.771 animales, 21% menos que los 41.595 animales faenados la semana anterior y 23% por debajo de las 42.593 cabezas de igual período de un año atrás.

Los novillos totalizaron 15.931, con una baja del 28% en comparación con la semana previa, cuando se enviaron a planta 22.173 animales y 27% por debajo de los 21.948 animales de un año atrás.

La caída no fue tan abrupta para vacas, que sumaron un total de 16.133 animales faenados, 14% por debajo de la semana anterior -18.699 animales-. En la comparación interanual cayó en 19 puntos porcentuales respecto a los 19.804 vientres faenados.

Después de seis semanas consecutivas en que esto no ocurría, la faena de vientres superó la de novillos. Representó 49,2% del total mientras que los novillos ocuparon 48,6% del total.

Los ovinos faenados sumaron un total de 5.067 cabezas. Estuvo 29% por debajo a los 7.104 animales de la semana anterior y fueron 48% menos que los 9.707 animales de igual período pero de 2016.

Los corderos representaron 67% del total, con 3.405 cabezas, mientras que la faena de ovejas representó 26% del total, con 1.318 vientres faenados.

Ingresos por exportación

El precio de exportación para vacunos no logra consolidar los US$ 3.400, mientras que para ovinos alcanzó los US$ US$ 4.862 por tonelada.

En la semana cerrada al 22 de julio, el valor de exportación para carne vacuna fue de US$ 3.387 por tonelada, US$ 144 por encima respecto a una semana atrás y muy similar a los US$ 3.301 del mismo período del año 2016. El valor promedio de las últimas cuatro semanas móviles fue de US$ 3.328 la tonelada, según los valores divulgados por INAC.

En ovinos, el dato semanal de exportación fue de US$ 4.862 la tonelada, 56% por encima de los US$ 3.109 de la semana anterior y 16% más que los US$ 4.198 del año anterior. El promedio de las últimas cuatro semanas móviles fue de US$ 3.842 la tonelada.

Todo hace pensar que el ascenso de precios ha encontrado una resistencia importante y ahora el dato de faena de las semanas próximas será determinante para la lógica de precios por delante.

banner-venta-campos
banner-inmobiliaria

Cotizaciones

Mercado de Haciendas