La industria propone US$ 2,90 por kilo y hay dificultades para llegar a los US$ 3.

 

El clima y el conflicto en la industria frigorífica están jugando su partido. Aunque aún la falta de lluvias no es acentuada, los pronósticos de precipitaciones espaciadas y la especulación de los productores –en algunos casos– han acelerado la decisión de venta.

El mercado sigue en período de ajuste de valores, típico de la fecha, con la proximidad de fin de año y la necesidad de resolver compromisos de pago y de bajar cargas de los campos en las puertas del verano. Cada vez se hace más difícil concretar negocios por US$ 3 por kilo carcasa por los mejores novillos pesados. La industria está proponiendo hasta US$ 2,90. Quienes tienen más urgencia de colocación han vendido por menos de tres, aunque todavía hay resistencia, en especial de quienes tienen sus campos con cargas moderadas y buena disponibilidad de pasto.

En el caso de la vaca gorda se maneja una escalera de precios por calidad que va desde US$ 2,70 a US$ 2,80 máximo. La reposición empezó a ajustar sus valores.

El conflicto generó preocupación, pero no grandes desequilibrios de operativa, excepto por el paro del martes y el retraso de algunas cargas, que de por sí venían largas. Si se agudizara el conflicto se podría complicar el mercado. Las entradas a planta no bajan de los 10 días en ambas categorías.

La faena de la semana pasada, 50.509 animales, fue la mayor desde junio con un alza de 2,3% respecto a la semana anterior y 2% a la de la semana equivalente de 2016. Se faenaron 25.966 novillos y 23.584 vacas. El dato de faena de esta semana caerá por un día menos de actividad por el paro.

Salvo el cordero mamón, muy demandado y firme, el mercado para ovinos está trancado. La abundante oferta habitual de la época no es absorbida por la industria, lo que dificulta la colocación y no hay fechas de carga. "Hay preocupación. Mucha gente destetó, pero ahora que quieren vender no tienen condiciones", dijo un operador del norte.

Los precios se están viendo muy presionados. La oveja en pocos días cayó de US$ 3,10 a US$ 2,80 por kilo carcasa. El borrego se está negociando alrededor de US$ 3,20. El cordero está en alrededor de US$ 3,45 y el cordero mamón entorno a US$ 3,60.

La faena de ovinos aumentó 15% respecto a la anterior, alcanzando las 29.199 cabezas.

A la semana cerrada el 18 de noviembre el precio de exportación para carne vacuna se ubicó en US$ 3.640 por tonelada, 3,6% por encima de la semana anterior y 10,5% por encima del mismo período de 2016. En la carne ovina el dato semanal fue 2% inferior al de la semana anterior (US$ 4.405 vs. US$ 4.483). En lo que va del año el promedio de exportación de carne ovina es de US$ 4.173, 1% por debajo a igual período de 2016.

banner-inmobiliaria
banner toros lateral
banner-venta-campos